NOTAS

Evaluación de desempeño

La evaluación de desempeño es una herramienta muy útil y beneficiosa para empleadores y empleados. Entre los beneficios principales están: la puesta en conocimiento del empleado hacia sus objetivos, esto le permitirá saber cómo se medirá su trabajo, y de esta manera podrá orientar mejor sus esfuerzos para el cumplimiento. Por otro lado, se llega a un consenso respecto a las expectativas que se tienen desde la empresa con el empleado y sus funciones. Al compartir la evaluación y generar consenso, se quita toda subjetividad y opinión, todo se traduce en medición y evaluación de resultados.
Al hacer una evaluación con todos los miembros de la organización se permite alinear la misión de la empresa con los objetivos personales, esto genera empatía con los empleados y demuestra la importancia de su participación en la empresa. Por último, realizar una evaluación permite hacer correcciones en el camino en caso de que no se esté alcanzando el/los objetivos y así volver al camino deseado cuantas veces se requiera.

Para realizarla es necesario establecer algunas “normas” o procedimientos. Acá les compartimos algunos tips:
> Es clave establecer objetivos y expectativas que sean acordados e informados a todas las partes involucradas.
> Establecer de antemano la forma de medición, esto evita malos entendidos y permite mejorar el rendimiento de la labor.
> Es fundamental compartir la idea y procedimiento del mismo junto al colaborador y no imponerlo.
> Como en todos los ámbitos, siempre es importante llegar a acuerdos, escuchar, repensar, y modificar lo que sea necesario.
> Acompañar constantemente al cumplimiento de objetivos, e ir haciendo evaluaciones parciales es necesario para corroborar que todo vaya en la dirección correcta.

Plan B

Roles y Funciones.

En toda empresa, grande, mediana o pequeña, existen los roles y funciones, estén ellos descritos o no. Para entenderlos, hacemos un breve repaso: el rol titula y jerarquiza la actividad que la persona realiza; mientras que las funciones son el conjunto de tareas y responsabilidades que cada persona tiene en la organización.

Independientemente del cargo que ocupe cada persona, es muy importante que cada uno sepa su rol, su función y que toda la organización también tenga conocimiento de ellos. Con esa información cada persona sabe exactamente qué hacer, cómo hacerlo, a quién reportar, cuáles son los objetivos y qué alcance tienen sus tareas. De esta manera, cada integrante podrá trabajar de una manera más eficiente.

En Plan B ayudamos a pensarlos, diseñarlos y transmitirlos para que puedan llevarlos a cabo dentro de cada empresa.

Plan B

¿Por qué es tan importante tener un sistema de gestión?

La clave de contar con un sistema de gestión es maximizar la eficiencia de los procesos, optimizar tiempos y esfuerzos de trabajo, detectar áreas de mejora y errores. Al ordenar la gestión y operatoria de la empresa se obtiene información relevante, lo cual permite tener un control efectivo para conocer las fortalezas y debilidades de la empresa. Un sistema bien implementado puede traducirse en minimizar costos y aumentar las ganancias.

Existen diferentes sistemas de gestión que pueden adecuarse a todas las estructuras de empresa: pequeñas, medianas y grandes. La mayor parte de los que se presentan hoy en el mercado son confiables y muy completos, muchos se desarrollaron 100% on line y tienen un bajo costo de mantenimiento. También existen los llamados “enlatados” que se instalan sobre servidores locales con diferentes variantes en tamaño y complejidad.

Actualmente la mayoría desarrolló o está desarrollando la comunicación e integración con grandes y populares plataformas de venta como Mercado Libre y Tienda Nube. A su vez, muchos cuentan con aplicación para celulares, lo que permite obtener información u operar con ellos desde cualquier lugar, a cualquier hora, sin necesidad de encontrarse físicamente en el lugar de trabajo.

Desde Plan B trabajamos en acompañar a los clientes en el proceso de búsqueda u optimización del sistema adecuado para su empresa según sus necesidades, rubro, características generales de la empresa y objetivos. Luego ayudamos a implementar los sistemas trabajando en conjunto con el equipo responsable, dando soporte para su correcto funcionamiento.

No tenemos dudas que este es el camino para trabajar de una manera ordenada, productiva y eficiente. Si tenés alguna consulta o necesitás asesoramiento sobre este u otros temas escribinos, ¡estamos para ayudarte!

Plan B

Cumplimiento de objetivos

Como es habitual en diciembre y enero vemos lo proyectado versus lo real de año que paso.
En este año tan particular, ¿había posibilidad de proyectar e imaginar este desenlace?
El año arrancó con incertidumbre, miedos y sensación de inestabilidad.
Volver a trabajar no fue para nada sencillo.
Tanto para las empresas que ya tenían una tienda online y como las que no, tuvieron que ajironarse para afrontar estos nuevos desafíos.
Los nuevos desafíos nos fueron poniendo nuevos objetivos y así fuimos corrigiendo desvíos. Para sorpresa de muchos, en la medida que se pudo ir retomando la actividad nos encontramos con una oferta limitada de materia prima pero mucha demanda en cada uno de los sectores.
Dada esta situación, la mayoría tuvo que reestructurar gran parte de la empresa para trabajar bajo una nueva modalidad. Ya sea en sectores donde habitualmente se trabajaba una forma distinta (depósitos o áreas de soporte) hasta la incorporación de personal comercial para atender demanda por medios que no eran los habituales.
Para finalizar, queríamos valorar el esfuerzo hecho este año, que para la mayoría de nuestros clientes fue desmedido. Poca oferta de productos, mucha demanda de clientes y, sobre todo, un esfuerzo enorme de trabajo.
Ahora les dejamos un desafío: proyectar el 2021. ¿Tenemos las herramientas?
El año pasado tampoco.

Plan B

El empuje de una nueva generación para la conquista de oportunidades

“El tren pasa solo una vez” es una frase hecha que todos conocemos.

Para poder tomarse el tren es necesario poder visualizarlo e identificar cuando es propicio subirse.

Lo mismo sucede en las empresas: debemos identificar las oportunidades para poder sacar el mayor provecho posible o, simplemente, poder tomarlas y no dejarlas pasar.

Muchas veces la propia vorágine diaria impide la visualización de las oportunidades es por ello que la escucha, el fomento del diálogo y la re pregunta son valores y pilares importantes a la hora de realizar nuestro trabajo.

En vista de identificar las oportunidades lo ideal es que se evalúen todas para tomar la mejor decisión posible. La moderación e intervención permite guiar a nuestros clientes para que las conversaciones sean positivas, ordenadas y con la mira puesta en el objetivo de evaluación de posibilidades.

La planificación es el método adecuado para que, una vez hecha la evaluación, se pueda capitalizar y ejecutar.

Un ejemplo sucedió cuando una empresa se encontraba en una crisis de crecimiento y unos años antes que esto suceda comenzaron a incorporarse miembros de una nueva generación. Los jóvenes ya con pleno involucramiento detectaban situaciones que anteriormente se consideraban normales. Un ejemplo de esto puede ser la capacidad productiva. Los fundadores de la empresa conocían su metodología y posibilidades de trabajo mientras que los jóvenes veían en esa limitación una posibilidad.

Se plantearon diversas perspectivas que permitieron visualizar ambas posturas y generar opciones de diálogo para analizar posibilidades de cambio.

Con esto podemos afirmar que la incorporación de una nueva generación de colaboradores en la empresa puede aportar una frescura y un empuje que termina resultando un gran motor de cambio. La aptitud de escucha nos permite identificar oportunidades que, quizás, pueden ser pasadas por alto en otro momento o circunstancia. La empresa termino optando por ampliar su capacidad productiva gracias a la inquietud inicial y posterior decisión y empuje que motivo a cambiar. La identificación y evaluación de posibilidades más la acción y toma de decisiones posteriores hizo que esta empresa pueda crecer y evolucionar. Facilitar y acompañar en este proceso es nuestra mayor gratificación.

Plan B

¿Es necesario estar de acuerdo con mi socio para poder operar nuestra empresa y definir la estrategia juntos?

Hoy por la mañana un cliente, en nuestro segundo encuentro, me contó esta situación que está viviendo y me comentó que no sabía cómo podían avanzar.

Inmediatamente lo mire al socio que se estaba acomodando en la silla y me dijo “no es tan así”

Dejé de lado mi plan de avanzar con el relevamiento de la información económica y financiera de la empresa y les comenté lo que pensaba: si uno de ustedes quiere una cosa y el otro quiere otra distinta para la empresa, comencemos juntos nuestro proceso de consultoría pensando si logramos un acuerdo, si hay coincidencias en los primeros pasos a dar, si logramos una visión compartida de negocio a futuro, para poder acordar adonde quieren llevar a la empresa juntos.

Todas las decisiones que toman cada uno van en el sentido hacia adonde quieren llevar la compañía, por lo que ustedes están tomando y haciendo tomar a sus colaboradores decisiones en distintos sentidos, y esto puede hacer que la empresa tenga diferentes caminos posibles en su dirección.

Lo primero que les propuse es trabajar en el qué, en el sentido de la empresa, en su visión, pensar juntos adonde imaginan su empresa en un futuro cercano, y luego podemos pensar en el cómo, o sea las acciones y tareas que habría que llevar adelante para llegar a ese lugar imaginado, soñado.

La sonrisa espontánea, y sus miradas cómplices denotaron una mezcla de ganas, miedos y entusiasmo de tener la oportunidad de repensar su empresa con un facilitador y lograr tener las conversaciones difíciles postergadas por tanto tiempo

¡Vale la pena intentarlo!

Plan B

¿Qué cambios fuimos viendo semana a semana con nuestros clientes?

Al inicio de la cuarentena nuestros clientes tenían dudas de si abrir o no sus empresas ¿para qué abrir? ¿podré vender? ¿es posible producir?, entre otras preguntas que se hacían.
Pasado este periodo, en las semanas subsiguientes empezamos a trabajar con los gerentes y mandos medios definiendo la forma de transmitir de la mejor manera posible qué decisiones se iban a tomar, siempre asumiendo que eran pasos que se tomaban en ese momento y que podían producirse cambios de acuerdo al contexto.
Fijamos objetivos y tipos diferenciales de comunicación para los colaboradores, clientes y proveedores.
Definimos y activamos protocolos de seguridad sanitaria.
Priorizamos e incentivamos la venta online; en aquellas empresas que venían haciéndolo aún en forma incipiente pudieron tomar ventaja de ello, y tuvieron picos de ventas, incluso mayores a los alcanzados en momentos previos a la pandemia.
Aquellas empresas que no estaban enfocadas en el ecommerce fueron de a poco aggiornandose, y hoy están mejor posicionadas en sus rubros.
Las primeras, que habían sido pioneras en el marketing electrónico ya hoy están pensando en reorientarse a otros objetivos: el que vendía a mayoristas está buscando dirigirse a minoristas, y viceversa, y el que no importaba productos hoy está buscando hacerlo, han encontrado segmentos de productos que la explosión de este tipo de venta hoy les permite hacerlo.Y nosotros alentamos que sigan diferenciándose y anticipando la jugada antes que los competidores los alcancen.

Plan B

Mantén tus ojos enfocados en el problema, no en la distracción

Así como el niño se mueve anticipándose al supuesto golpe que podría recibir del maestro, nosotros solemos distraernos y dejar de ver el problema al cual nos enfrentamos. El pensar en hechos o situaciones del pasado que se dieron de una manera y la posibilidad de que puedan repetirse en el futuro nos desequilibra. Nos olvidamos de cuál es el verdadero problema del presente, aunque lo tengamos frente a nuestros ojos. Nos lleva incluso a dudar si hay o no un problema del cual tengamos que ocuparnos. El maestro de artes marciales le dice al alumno que el problema es él y que es en él en quien debe enfocarse, que no se distraiga. Por lo tanto, cuando podemos enfocarnos verdaderamente en el problema, sin distracciones, es que podremos trabajar en resolverlo. Un cliente me decía hace unos dias que ahora está pudiendo trabajar muy enfocado y tranquilo en su empresa a pesar del contexto. Antes de la pandemia tenía muchos miedos, veía amenazas en todo lados, pero esa era su interpretación de la realidad y la pasaba mal. Una llegada tarde de un empleado o un proveedor que no cumpliera lo afectaba demasiado.

Hoy, al enfrentar un horizonte tan complejo, lo hizo cambiar su perspectiva y puede ver objetivamente cuál es el problema principal a resolver sin distraerse y lidera disfrutando el hacer su trabajo. Todo su equipo lo está acompañando y nosotros estamos trabajando para que ésta sea su nueva forma de trabajo.

Plan B

SOBRE PLAN B

Somos una consultora para pymes conformada por un equipo interdisciplinario de profesionales. Nuestra misión es asistir a personas, equipos y organizaciones para ayudarlos y acompañarlos en el desarrollo de nuevas maneras de hacer, pensar y relacionarse. Para conocer más sobre Plan B hacé clic aquí.

CONTACTO